viernes, 20 de enero de 2017

Alzheimer y Parkinson, rivales a vencer.

Fuente:

//www.elcordillerano.com.ar/index.php/notas-de-opinion/editorial/item/47722-alzheimer-y-parkinson-rivales-a-vencer

En distintas conferencias médicas los profesionales explican que el cáncer o el HIV (SIDA) ya no son las enfermedades a temer por el hombre. Sostienen que ambas patologías ya tienen cura y de un modo u otro serán erradicadas, a mediano o largo plazo. El rival a futuro es el peligroso Alzheimer, ya que hasta el momento la ciencia no pudo dar con métodos efectivos para combatir la pérdida de memoria, sobre todo a raíz de la longevidad que produce un gran desgaste mental. 
Un grupo de profesionales de la Fundación Reina Sofía (España) explica que cada persona es diferente y, como tal, cada una presentará unas alteraciones diferentes o estas aparecerán en distintos momentos de la enfermedad. Ideas como “lo hace para fastidiarme” o “me tiene manía” se deben alejar de pensamientos familiares y crear una buena relación con el afectado, evitando así generar sentimientos adversos hacia la persona. 
Algunos síntomas: No es capaz de mantener una conversación lógica ni de construir frases con sentido. Pierde el hilo de la conversación. Salta continuamente de una conversación a otra sin concordancia. No mantiene la atención. Repiten las cosas muchas veces. Se altera notablemente cuando mantiene conversaciones o intenta comunicarse. Sentimientos como la impotencia pueden llevar a que la persona se vuelva más irritable. Pierde la capacidad de comprensión. Incluso órdenes sencillas como “vamos a levantarnos” no las comprende. No contesta a lo que se le pregunta. No emite ninguna palabra. No permite que se acerquen a él/ella y le toquen. Se muestra irritable ante cualquier acercamiento.
Un trabajo publicado recientemente en la revista The Journal of Neuroscience, liderado por investigadores de Argentina, en colaboración con científicos de la República Checa y del Reino Unido, muestra que sutiles alteraciones en los niveles relativos de Tau afectan de manera significativa el transporte de proteínas relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.
En diferentes estadios del desarrollo neuronal se observan distintas concentraciones de isoformas de la proteína Tau y se ha demostrado que alteraciones en sus proporciones relativas están relacionadas con algunas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, parkisonismo o la demencia fronto-temporal.
Las neuronas tienen en general una forma muy polarizada con un cuerpo (o soma), dendritas y una larga prolongación llamada axón. En el soma se sintetizan las proteínas, que después son trasladadas al axón para poder ser usadas en la transmisión del impulso nervioso. Para llegar, se desplazan sobre un andamiaje constituido por unas estructuras tubulares que forman una especie de vía, denominadas microtúbulos, por la que se mueve el transporte neuronal.
La función de la proteína Tau está relacionada justamente con su unión a los microtúbulos, debido a que el pegado contribuye a la estabilidad y permite el movimiento de cargas sobre ellos, ya sea desde el soma hacia el axón o viceversa.
“Las neuronas producen varias formas de Tau, especialmente dos llamadas 3R y 4R. Durante el desarrollo hay niveles muy altos de 3R y muy bajos de 4R, pero que alcanzan una proporción de 50 y 50 por ciento en el cerebro adulto”, explica Tomás Falzone, investigador adjunto del CONICET.
Sin embargo, comenta, hay un desbalance en esas proporciones en ciertas enfermedades neurodegenerativas. “Por ejemplo, las demencias frontotemporales llevan a que haya más 4R y en Alzheimer se observa una mayor proporción de 3R o de 4R”, agrega.
Pero, ¿por qué se produce este desbalance en las isoformas? “Tau es una proteína con niveles de expresión muy regulados, y se sabe que las causas más frecuentes de los desbalances de las formas 3R y 4R son mutaciones genéticas que influyen sobre estos mecanismos de regulación y hacen que haya más de una que de otra”, cuenta Elena Avale, investigadora adjunta del Consejo en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres”.
“Durante la investigación encontramos mecanismos afectados por el desbalance entre las formas de Tau, que pueden explicar por qué frente a ciertas mutaciones genéticas se desencadena el proceso neurodegenerativo. Este conocimiento, producto de la investigación básica, podría contribuir a desarrollar una terapéutica a futuro”, agrega.
“Durante el desarrollo prevalece 3R, y es lógico si se analiza que una neurona que está creciendo y busca insertarse en el medio tiene que llevar más cosas que las que trae para poder formar las conexiones neuronales. Sin embargo, en el cerebro adulto, con esas conexiones ya formadas y funcionando es necesario generar más estabilidad de los microtúbulos y empezar a traer moléculas desde el axón al soma. Esto se relaciona con la función de 4R que encontramos, que favorece el transporte desde las sinapsis hacia el cuerpo”, explica Avale.
La ciencia avanza y mejora la calidad de vida de los seres humanos, aunque el Alzheimer o el Parkinson no sólo afectan el andar diario de los enfermos, también someten a penosos momentos familiares, a los cuales les cuesta observar la difícil situación por la que atraviesan sus seres queridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons