jueves, 24 de marzo de 2011

"Buen diálogo, buen lenguaje "

Fuente:
Buen diálogo, buen lenguaje AIM Digital – Agencia de Informaciones Mercosur


Según un informe del ministerio de Salud bonaerense, cada vez son más los trastornos del habla en los chicos como la disfluencias o tartamudez, las alteraciones en la pronunciación de las palabras y en casos severos, directamente, la ausencia de lenguaje.
La falta de diálogo entre padres e hijos atenta contra el desarrollo del lenguaje en los niños y genera cada vez más consultas en hospitales públicos, alertó un informe del ministerio de Salud bonaerense.
El trabajo médico precisó que cada vez son más los trastornos del habla en los chicos como la disfluencias o tartamudez, las alteraciones en la pronunciación de las palabras y en casos severos, directamente, la ausencia de lenguaje.
Esos problemas, de acuerdo con los datos del ministerio de Salud bonaerense, se registran fundamentalmente en chicos de entre dos y cinco años años, quienes si no son tratados a tiempo, agravarán su cuadro y tendrán dificultades en el aprendizaje escolar.
La unidad de Fonoaudiología del hospital de Niños “Sor María Ludovica” de La Plata atendió en lo que va del año 4.679 consultas de chicos de entre uno y 14 años con trastornos del habla, audiológicos y orgánicos de neurológicos, de deglución y fisuras de paladar.
Los datos de esa unidad médica señalan que el 30 por ciento de esos casos se deben exclusivamente a problemas del lenguaje. Silvia Jury, jefa de la Unidad de Fonoaudiología del Hospital de Niños de La Plata, explicó que “entre los dos y los cinco años el chico está incorporando todos los conceptos”. Jury acotó que “si los padres no le hablan lo suficiente o no lo estimulan en ese lapso, su capacidad de expresar palabras y conceptos se reduce considerablemente”.
En ese sentido, la especialista aclaró que “los problemas del habla se registran en hogares de todos los niveles y que cada vez hay más consultas provenientes de familias de clase media”.
Insistió en que “no tiene que ver con una cuestión socioeconómica sino con el grado de comunicación que existe en la familia y en eso influye mucho, el ritmo acelerado de la vida actual”.
A veces, suele ocurrir, que por cuestiones laborales, a muchos padres les resulta imposible dedicar a sus hijos la atención necesaria para jugar, responder a sus preguntas o narrarles historias. Gabriela Di Pilla, fonoaudióloga del Hospital Provincial Noel Sbarra, señaló que “en muchos hogares es la televisión quien queda al cuidado de los chicos y eso acota el lenguaje”.
La especialista recordó el caso de Felipe, un chico de cinco años que hace unos meses se atendió en la unidad de Fonoaudiología del Sbarra, que llegó al hospital sin pronunciar una palabra. Indicó que ese niño “tenía una desconexión total, no prestaba atención, no se relacionaba y de a poco lo pusimos a jugar, le hablamos y un día empezó a decir cosas”.
Di Pilla agregó que “los padres les permiten pasar tantas horas con el televisor que terminan aislados del mundo, pierden la capacidad de comunicación, son chicos que no actúan, no juegan y son poco expresivos”.
Esa incapacidad, especialmente entre los chicos más pequeños, deriva en general en trastornos del lenguaje.
Los trastornos más comunes son la disfluencia o tartamudez que se manifiesta con repeticiones al pronunciar una palabra. También, están las alteraciones en la pronunciación o las dislalias que ocurren en chicos que dicen por ejemplo, “pego” por perro o “cacha” por casa.
Pero la más severa es la ausencia total del lenguaje, cuando el niño no dice una sola palabra pese a que está en edad biológica de hacerlo. Los especialistas sostienen que al año y medio el niño ya debe formular palabras y a los dos años empezar a construir oraciones simples, pero si eso no ocurre, hay que consultar al fonoaudiólogo.
Otras veces, los trastornos en el habla pueden ser por problemas auditivos, en ese sentido Jury recomendó estar atentos a “si el chico sube mucho el volumen del televisor, se acerca mucho al aparato o pregunta muchas veces qué dijo”.
Para detectar tempranamente estos trastornos, el Hospital de Niños de La Plata, entre otros centros sanitarios, realiza las denominadas otoemisiones acústicas en un plazo de 48 horas después del nacimiento, que permite detectar la hipoacusia temprana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons