lunes, 31 de enero de 2011

Robots y neurorehabilitación.

Fuente:
Robots y neurorehabilitación - Informacion.es


Manuel Menchón Bofill
Según los últimos datos publicados en mayo de 2010 por el grupo de estudio de enfermedades cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología "Cada seis minutos se produce un ictus en España, siendo la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres". Además, se estima que un tercio de los pacientes con ictus fallecen por esta causa y que el 40% sufre una discapacidad que les impide valerse por sí mismos. Su aparición provoca más incapacidad y muertes prematuras que el Alzheimer y los accidentes de tráfico juntos. Actualmente la incidencia está aumentando y gracias a la mayor eficacia de los cuidados críticos y de reanimación en las Unidades de Cuidados Intensivos, aumenta la supervivencia de estos pacientes. Aún así, en un alto porcentaje de los casos, las personas que sobreviven arrastran graves secuelas, que a pesar de la rehabilitación, muchas veces no desaparecen por completo.Una de las estrategias rehabilitadoras más novedosas para favorecer la recuperación de estos pacientes es el uso de robots. El uso de estos aparatos enfocados a la neurorehabilitación añade nuevas vías de intervención. Aunque de breve aparición, este sector continúa creciendo y evolucionando, lo que nos permite tener nuevas herramientas de trabajo, integradas en los programas clínicos, que se complementen y contribuyan en el tratamiento rehabilitador.Sin embargo, para que sea efectivo este progreso de la rehabilitación tiene que acontecer algo imprescindible y es una colaboración entre clínicos (médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales) y técnicos especialistas (ingenieros y especialistas en robótica). Esta colaboración ya dio sus frutos con logros como el desarrollo de los tan usados y necesarios rayos X, el TAC, la RMN, entre otros.Por todo esto, parece necesario que los clínicos conozcan las posibilidades tecnológicas y los técnicos especialistas conozcan los problemas que plantean este tipo de lesiones para poder idear soluciones y juntos desarrollarlas en equipo, pudiendo elaborar las ideas y soluciones que nos permiten los nuevos conocimientos, recursos y experiencias adquiridos. Los aparatos ya existentes y los que se encuentran en desarrollo, en contra de los que puede parecer, no automatizan la rehabilitación sino que pueden ser configurados con la participación y según las necesidades de cada paciente. Esta característica es fundamental y supone una gran ventaja, ya que gracias a que el usuario puede participar en la configuración y personalización, mejorará su implicación y motivación en el desarrollo del tratamiento; lo que confiere y se traduce en una mejora de la plasticidad cerebral y por tanto de la rehabilitación de sus déficits.Históricamente se han utilizado robots con mejor o peor fortuna, intentando siempre potenciar y mejorar los resultados conseguidos con este tipo de pacientes. En la actualidad, se han mejorado los protocolos de tratamiento, acortando los tiempos en los que se interactúa con las personas que han sufrido alguno de estos tipos de procesos, lo que unido a un mayor desarrollo del conocimiento anatómico y funcional, nos incita a desarrollar nuevas posibilidades de recuperación y mejorar aún más los resultados actuales, por lo que a pesar de que artículos como el aparecido en el "The New England Journal of Medicine", publicado en abril de 2010, en el que se duda de la utilidad en el uso de robots, sugiriendo que no habría mejoría frente a grupos asistidos con fisioterapia intensiva, nosotros nos implicamos más profundamente en el campo de la neurofisiología intentando, con la ayuda de ingenieros formados y bajo nuestra dirección, lograr nuevos robots más evolucionados, acordes con nuestros tiempos y con el conocimiento más actualizado, incorporarlos a la recuperación más elaborada, rápida, eficaz y completa de este tipo de pacientes.No se trata ya de discutir sobre la relación coste-resultados sino la de costes-mejores resultados, es decir, nos incorporamos a este campo de trabajo desde una dinámica y conceptos estructurales hasta ahora nos desarrollados y reforzando la teoría de que "el cerebro adulto tiene una capacidad plástica relevante incluso en la fase crónica". Y aunque queda claro que este campo está en pleno desarrollo y por explotar, abre nuevas puertas a un concepto de rehabilitación específica, motivadora y eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons