viernes, 10 de diciembre de 2010

Parkinson afecta otros órganos antes del cerebro .

Fuente:
Parkinson afecta otros órganos antes del cerebro, según estudio brasileño

RIO DE JANEIRO, 7 dic (Xinhua) -- El Mal de Parkinson puede afectar otros órganos antes de alcanzar el cerebro, según un estudio con ratones realizado por investigadores de la brasileña Universidad de Sao Paulo (USP).
Los resultados del estudio coordinado por el especialista Antonio Augusto Coppi, investigador del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina Veterinaria de la USP, derriban varios mitos sobre el Parkinson, informó hoy este centro académico.
Según los investigadores, la vigilancia de órganos afectados por el Parkinson antes de que el mal afecte el cerebro y se manifieste con problemas motores permitirá diagnosticar la enfermedad con hasta seis años de anticipación.
De acuerdo con Coppi, el gran cambio de paradigma es que el Mal de Parkinson puede comenzar por el sistema nervioso periférico y extenderse a otros órganos alimentados por este sistema, como corazón, intestino y vejiga, antes de llegar a las neuronas.
"Después de eso, la enfermedad sí puede evolucionar hacia el cerebro", aseguró el especialista.
Ese orden permite que algunos problemas que antes eran ignorados, como indigestión frecuente, dificultad urinaria, heces resecadas, deficiencia cardíaca y depresión, puedan ser considerados como síntomas del Parkinson hasta seis años antes de que la enfermedad se manifieste en problemas motores.
Según el investigador brasileño, el 30 por ciento de las víctimas de Parkinson muere por complicaciones periféricas en órganos afectados por la enfermedad antes del cerebro.
"Los dos órganos más afectados con el desarrollo del mal son el corazón y el cerebro, pero hasta ahora no se sabe cuál de los dos es la primera víctima", aseguró Coppi.
El científico brasileño afirmó que la hipótesis de que la enfermedad se manifiesta primero en otros órganos ya es investigada en estudios en Estados Unidos, Alemania y Japón, y surgió a partir de la constatación de que muchos pacientes con Parkinson sufren problemas cardíacos, por ejemplo.
"Como el Parkinson no tiene cura, si sabemos cómo comienza podremos anticipar el tratamiento y de esa forma retardar su evolución", afirmó.
Los estudios fueron realizados con ratones mediante modernas técnicas que permiten analizar imágenes médicas en cuatro dimensiones: largo, ancho, profundidad y tiempo.
"Con esta tecnología es posible calcular el tamaño real y contar el número total de células en un tejido", explicó Coppi.
Los ratones de laboratorio son portadores del gen que causa el Mal de Parkinson y el análisis de las imágenes en cuatro dimensiones permite establecer con elevada precisión los órganos afectados por la enfermedad.
Según el especialista, lo animales con Parkinson, a los tres meses de vida, comienzan a presentar tendencia a la taquicardia, problemas en la irrigación del corazón y dificultades para caminar en comparación con los animales saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons