sábado, 9 de octubre de 2010

Neurólogo colombiano busca cura para la enfermedad de Alzheimer

Neurólogo colombiano busca cura para la enfermedad de Alzheimer

El neurólogo colombiano Francisco Lopera se dedica a investigar cómo la enfermedad de Alzheimer ha afectado a integrantes de 28 familias del departamento de Antioquia. (Cortesía de Francisco Lopera)



“No me olvides”, un proyecto diseñado por Joseph Fitzgerald Arboleda Velásquez

Por Hugo Machín para Infosurhoy.com – 08/10/2010

El neurólogo colombiano Francisco Lopera se dedica a investigar cómo la enfermedad de Alzheimer ha afectado a integrantes de 28 familias del departamento de Antioquia. (Cortesía de Francisco Lopera)
MEDELLÍN, Colombia – El departamento de Antioquia se ha
convertido en un centro de vanguardia científica para combatir y prevenir la enfermedad de Alzheimer, una afección incurable que daña el cerebro y las funciones cognitivas.
El adulto pierde progresivamente la capacidad de reconocerse a sí mismo y se aleja de su entorno por el deterioro de la memoria. Las personas pueden sobrevivir años con la enfermedad, pero pierden su autonomía y en muchos casos tienen que depender del cuidado de otros.
Por lo general, la enfermedad afecta más a las personas mayores de 60 años. La Confederación Española de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (CEAFA), estima que en el mundo hay 26 millones de personas que padecen la enfermedad y que, de no mediar un remedio eficaz, esa cifra alcanzaría los cien millones en el año 2050.
Lo máximo que se puede hacer tras recibir un diagnóstico positivo es intentar retrasar su evolución a través de medicamentos.
Esa es una de las razones por las que la comunidad científica internacional ha estado prestando atención al trabajo que viene desarrollando el neurólogo Francisco Lopera, coordinador del Grupo de Neurociencias de la Universidad de Antioquia, en Medellín.
“Hay como cincuenta productos que están en proceso de desarrollo para el mal de Alzheimer”, explicó Lopera, un científico de 59 años que hace casi tres décadas investiga la enfermedad en 28 familias antioqueñas portadoras de un tipo infrecuente de Alzheimer: el genético.
“¿Qué está pasando?”, manifestó Lopera. “Que muchos de esos productos han fracasado cuando se utilizan para el tratamiento de la enfermedad. ¿Cuál es la idea que nosotros tenemos? Que están fracasando porque cuando la enfermedad ya empezó, los medicamentos no son eficaces”.

Mutación "paisa"

Lopera, oriundo del municipio de Aragón, en Antioquia, señaló que el “efecto fundador” de la enfermedad de Alzheimer de tipo genético ha tenido repercusiones en todo el departamento.
“Se sembró una mutación genética, un daño genético en el cromosoma 14, una mutación que nosotros llamamos ‘mutación paisa’”, sostuvo.
El médico y su equipo de trabajo rastrearon partidas bautismales y documentos notariales en todos los municipios de la región y llegaron a ubicar la fecha en la que pudo haber comenzado el “efecto fundador”.
La enfermedad de Alzheimer a menudo provoca que quienes la padecen deban depender de otros para sobrevivir. (Sebastien Bozon/AFP/Getty Images)
A partir de esa investigación se concluyó que el primer caso de Alzheimer genético se manifestó en 1750 en una persona que era pariente de Javier San Pedro Gómez y María Luisa Chavarriaga Mejía, de ascendencia española, explicó Lopera.
Las 28 familias antioqueñas produjeron una descendencia de 5.000 personas. De ese número, se estima que el 50% se convirtieron en portadoras del gen que provoca la enfermedad, explicó Lopera. En la actualidad, hay100 personas enfermas y se calcula que otras 500 van a desarrollar la afección en el futuro.
“Lo que tenemos en estas familias bajo estudio es una oportunidad para mirar si medicamentos que no han servido para la enfermedad de Alzheimer, no han servido porque se han empezado a suministrar demasiado tarde”, expresó Lopera. “Eso sería lo primero que se debería resolver. Y lo segundo, es que también hay medicamentos en desarrollo que pudieran ser útiles solamente si se utilizan en fases muy tempranas”.
Por su trabajo, Lopera ha sido ha sido galardonado en 2004 por la Universidad de Antioquia en la categoría de Investigación Profesoral, recibió el Premio Aventis de la Academia Nacional de Medicina en 2002 y el Premio Nacional de Medicina Interna en 1994, entre otros.
“Vamos a ver este año cuáles serían los productos que nosotros utilizaríamos en 2011 para iniciar el primer ensayo clínico de terapias preventivas”, dijo.
En 1982, cuando Lopera realizaba su especialización en neurología clínica, en su programa de residencia, recibió a un paciente de Belmira, un municipio ubicado en el norte de Antioquia, a alrededor de 70 kilómetros de Medellín. Era un hombre de 45 años “que había perdido la memoria, que tenía una demencia tipo Alzheimer y era completamente dependiente".
"[Esto es] algo que se describe en personas mayores de 65 años", señaló Lopera. "Además, su padre y su abuelo habían tenido lo mismo”.
Lopera viajó a Belmira a verificar la genealogía del paciente e interrogar al entorno y, al constatar que era hereditario, empezó su investigación.

¿Quién cuida a las personas que sufren Alzheimer?

“No me olvides”, un proyecto diseñado por Joseph Fitzgerald Arboleda Velásquez, fue implementado en 2005 para ofrecer talleres de instrucción a los familiares de los pacientes de Alzheimer genético. Arboleda estudió Medicina en la universidad Nacional de Antioquia y se doctoró en la Universidad de Boston, en Estados Unidos, en la especialidad de daños cerebrovasculares.
Quienes reciban capacitación pueden pasar esos conocimientos a otras personas que deban cuidar a enfermos que padezcan el tipo común del Alzheimer, que lleva el nombre de su descubridor, el psiquiatra alemán Aloysius “Alois” Alzheimer (1864-1915).
La iniciativa fue supervisada por el médico y psiquiatra Adolfo Ruiz Jiménez y un ex profesor de Fisicoquímica de la Universidad de Antioquia, el belga Pierre Lutgen. Asimismo, el proyecto está patrocinado por el Ministerio de Asuntos Extranjeros de Luxemburgo, rotarios de ese país y el Club Rotario Medellín Occidente.

“La gente de las veredas (campesinos) y de familias muy pobres son más sensibles a cuidar de su propio enfermo", sostuvo Ruiz Jiménez. "En cambio, es el citadino que, apenas se constata el Alzheimer, busca [desprenderse] de ese familiar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons