viernes, 22 de octubre de 2010

La natación: un ejercicio apto para la salud física y mental

fuente:

Caracas. Todos los deportes aportan beneficios sobre la salud, siempre y cuando se practiquen de forma adecuada. Sin embargo, la natación tiene unas características especiales, por lo que, en los últimos años se ha incrementado la recomendación de practicar este deporte aeróbico, por parte de profesionales de la medicina para las más variadas terapias y patologías.
Sus beneficios son tantos, que van más allá de la actividad física, convirtiéndola en un ejercicio apto tanto para la salud física como para la mental, afirma el médico internista William Valero.
Una de las ventajas más importantes de este deporte es su repercusión sobre la salud cardiovascular, ayuda a los huesos al actuar como deporte-masaje, fortalece las articulaciones y beneficia las articulaciones previniendo posibles lesiones, fortalece y estimula el estiramiento de los músculos, desarrolla la flexibilidad, mejora la postura corporal y facilita la eliminación de secreciones bronquiales, entre otros beneficios físicos, explicó.
En cuanto a la salud mental, "la natación es un excelente deporte porque contribuye a reducir los niveles de estrés. El nadar ayuda a respirar de forma regulada, permitiendo que ingrese mayor oxígeno al cuerpo; alivia tensiones, ayuda a mejorar la ansiedad, a aliviar síntomas de depresión, relaja la excesiva tensión muscular de la labor diaria, mejora el desarrollo psicomotor, favorece la autoestima.
"Además, la natación se practica en agua tibia, lo cual brinda una sensación de relajación y calma que permite desenchufarse del mundo y olvidar los problemas dejándose llevar", dijo el Dr. Valero.
Cardíopatas. Aunque la natación es recomendada en pacientes con problemas cardiovasculares, primero se debe conocer la patología que padece y las limitaciones que implica su cardiopatía antes de iniciar un programa de entrenamiento basado en este deporte, señaló el cardiólogo Andrés Carrillo.
"Para ello, el paciente debe someterse a un reconocimiento cardiológico previo para conocer su límite. El ejercicio debe ser vigilado, porque si no se coordina bien la respiración con los movimientos, puede no lograrse los beneficios que se persiguen. Es mejor nadar en piscinas. El cardiópata nunca debe nadar en lagos ni mar adentro, no hacerlo en solitario ni acompañado por gente inexperta", advirtió el especialista.
En los últimos años el campo de la natación se ha venido ampliando con actividades terapéuticas: para problemas de columna (escoliósis, hernias discales, lumbalgia); asma, molestias musculares y articulares, estrés, estimulación precoz, ayuda en dietas de adelgazamiento controlado, discapacidades físicas y motoras, autismo, artrosis, artritis, agregó William Valero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons