miércoles, 6 de octubre de 2010

¡A cultivar la inteligencia espiritual! -

¡A cultivar la inteligencia espiritual! - Terra

La también denominada inteligencia existencial o trascendente, nos faculta para preguntarnos sobre el sentido de la existencia, tomar distancia de la realidad, elaborar proyectos vitales, trascender lo material, interpretar los símbolos y comprender la sabiduría profunda. Nos conduce a la paz y felicidad interior.
El ser humano no tiene una sola inteligencia, la cual incluye diversas capacidades, sino al menos ocho inteligencias diferentes e independientes las unas de las otras. Cada una de ellas se desarrolla de un modo y en un grado determinados en cada persona, quien las combina de un modo muy personalizado.
Es lo que ha propuesto el neuropsicólogo Howard Gardner, profesor de Ciencias de la Educación en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, quien define la inteligencia humana como la "capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas" y es el autor de la denominada ¿teoría de las inteligencias múltiples¿.
Según el doctor Gardner, quien ha puesto en entredicho las bases de la educación tradicional con su modelo, la inteligencia lingüística es la capacidad de pensar en palabras y utilizar el lenguaje para expresar y apreciar significados complejos, mientras que la lógico-matemática posibilita calcular, medir, evaluar proposiciones e hipótesis y efectuar operaciones matemáticas complejas.
Otras de las inteligencias múltiples de Gardner son la espacial (capacidad de pensar en tres dimensiones), la corporal-cinestésica (permite manipular objetos y perfeccionar las habilidades físicas) según el departamento de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en España.
De acuerdo a los expertos de la UAM, según Gardner, los seres humanos también disponen de otras inteligencias, como la musical (mayor sensibilidad a la melodía, al ritmo, al tono y la armonía), la interpersonal (capacidad de comprender a los demás e interactuar con ellos) o la naturalista: capacidad de identificar y clasificar objetos y comprender los sistemas naturales.
También está la inteligencia intrapersonal ó capacidad de una persona para construir una percepción precisa respecto de si misma, y de utilizar dicho conocimiento para organizar y dirigir la propia vida, según los psicólogos de la UAM.

Las preguntas trascendentes
Ahora, el doctor Francesc Torralba, de la Universidad Raimon Llull, ha sumado un noveno tipo de inteligencia a las clasificadas por Gardner y que se complementa con ellas: la espiritual, que según este experto responde a preguntas como ¿Quién soy? ¿Qué será de mí? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Para qué existe todo y por qué? ¿Existe Dios?. Según Torralba, ¿lo espiritual es lo libre en el ser humano, lo que escapa a lo biológico, y las necesidades de orden espiritual son: la de sentido, la de reconciliación con uno mismo y con la vida, la de reconocimiento de la propia identidad como persona, la de orden, la de verdad, la de libertad, la de arraigo, la de orar, la simbólico-ritual y la de soledad y silencio".
Entre los atributos de la inteligencia espiritual, también llamada existencial o trascendente, figuran la búsqueda del sentido, la capacidad de tomar distancia de la realidad circundante, el asombro, el autoconocimiento, la capacidad de valorar y el gozo estético.
El sentido del misterio, la búsqueda de la sabiduría, el sentido de pertenencia al todo, el poder de lo simbólico, la llamada interior o vocación, la elaboración de ideales de vida, así como la ironía y el humor, son otros de sus poderes.
Para cultivar la inteligencia espiritual, Torralba propone practicar la soledad, disfrutar del silencio y la contemplación, intentar alcanzar una comprensión más profunda de las cosas, gozar de la faceta espiritual en el arte, deleitarse con la música, practicar la meditación, ejercer la solidaridad e incluso ¿no hacer nada¿.
Hablar en profundidad con los demás, en el denominado ¿diálogo socrático¿, y leer a los grandes maestros espirituales de la Humanidad son otras medidas que ayudan a desarrollar la inteligencia espiritual, al igual que practicar ejercicio físico con regularidad, lo cual ayuda superar los propios límites y canalizar y expresar mejor las emociones.
Los beneficios que se logran con estas medidas no son pocos: más creatividad, consciencia crítica y autocrítica, calidad en las relaciones, autodeterminación, sentido de los límites, conocimiento de las propias posibilidades, transparencia y receptividad, equilibrio interior, un proyecto de vida, capacidad de sacrificio y una vivencia plena del aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor , siempre cite la fuente.

Licencia de Creative Commons